island gro

– Certificación en curso –

El pequeño puerto de Husavik se encuentra exactamente a 66 grados de latitud, lo que se dice, a un tiro de piedra del Círculo Ártico. En las frías aguas de la costa islandesa se captura bacalao durante todo el año. Los pequeños y compactos barcos de pesca desafían los mares agitados. Al igual que sus padres y abuelos, los pescadores del norte de Islandia utilizan palangres para atrapar el bacalao.
Estas cañas de pescar extendidas protegen el delicado medio marino. Dado que éstas no se localizan directamente debajo de la superficie del agua, sino a profundidades de unos 300 metros, donde se encuentra el bacalao, ni las aves marinas ni los mamíferos quedan atrapados en los anzuelos. Por supuesto, los cebos provienen de la pesca sostenible. Una excursión de pesca dura solo unas pocas horas. En consecuencia, el pescado está muy fresco cuando se desembarca; luego se procesa en el lugar y se ultra-congela. Tanto en el agua como durante el procesamiento del pescado en tierra, se hace hincapié en el trabajo manual especializado. La población local también se beneficia enormemente de la pesca en su hábitat rural en la periferia de Europa, ya que proporciona empleos y ayuda a la comunidad.